Dieta para Mejorar la Depresión – La mala salud mental es un problema mundial, que tiene un impacto significativo en la calidad de vida de las personas.

Las enfermedades de salud mental afectan aproximadamente a 1 de cada 6 adultos y son más comunes entre las mujeres que entre los hombres. Siempre es recomendable estudiar nutrición a nivel personal como a nivel profesional.

Dieta para Mejorar la Depresión

La depresión es una de las enfermedades mentales más comunes, aunque la causa exacta a menudo no está clara: puede ser desencadenada por un evento estresante en la vida (por ejemplo, un divorcio, un duelo), el abuso de alcohol o drogas, y es más común en personas con antecedentes familiares de la afección.

En Nutriforma sabemos que los tratamientos disponibles actualmente para la depresión (por ejemplo, medicamentos antidepresivos) no son efectivos en todos los casos, y esto ha llevado a un gran interés en otras terapias potenciales, incluyendo una dieta para mejorar la depresión.

¿Cuál es la relación entre la dieta y la depresión?

Los procesos de oxidación e inflamación son reconocidos por su papel en las enfermedades cardíacas.

Sin embargo, investigaciones recientes muestran que también pueden estar involucrados en la depresión.

Ya sabemos que seguir una dieta sana como la dieta mediterránea, rica en vitaminas, minerales y fibra, así como otros bioactivos, puede ayudar a protegernos contra las enfermedades cardiovasculares.

Las combinaciones y cantidades en que se consumen los alimentos y nutrientes pueden tener efectos sinérgicos(1) y acumulativos sobre la salud y las enfermedades

Por lo tanto se puede usar este tipo de dieta para mejorar la depresión.

Dieta para Mejorar la Depresión

¿Qué es un patrón alimenticio saludable?

La dieta mediterránea es quizás la más estudiada por sus efectos beneficiosos para la salud.

Los principios de esta dieta constituyen la piedra angular de muchas pautas nacionales de alimentación saludable, incluida la Guía Eatwell.

La dieta mediterránea se caracteriza por:

  • Mayor consumo de verduras, frutas, cereales integrales, mariscos, frutos secos, semillas y legumbres
  • Consumo moderado de productos lácteos
  • Las grasas insaturadas como fuente importante de grasas, por ejemplo, el aceite de oliva
  • Menor consumo de carne grasa/procesada, granos refinados, alimentos y bebidas endulzados con azúcar
  • Menor consumo de sal y de grasas saturadas

¿Efecto de los patrones alimenticios y la depresión?

La mayor parte de la investigación que analiza la asociación entre los patrones dietéticos y la depresión proviene de estudios observacionales.

El año pasado se publicó una revisión sistemática de dichos estudios, incluyendo datos de 41 estudios realizados en 8 países (EE.UU., Reino Unido, Australia, Francia, Grecia, España, Irlanda e Irán).

“Los investigadores encontraron consistentemente que seguir un patrón alimenticio más saludable estaba asociado con un menor riesgo de depresión.”

El problema con los estudios observacionales, es que no imposible saber la dirección del efecto – ¿una mejor dieta protege contra la depresión, o las personas con depresión comen una dieta menos saludable?

La única manera de analizar realmente la causa y el efecto es a través de estudios controlados aleatorios.

Hasta la fecha, sólo se ha realizado un número limitado de estos ensayos.

En dos estudios australianos, alentar a los participantes deprimidos a consumir una dieta más mediterránea, ya sea a través del asesoramiento dietético o de la provisión de cestas de alimentos y clases de cocina, mejoró significativamente sus síntomas (en comparación con un grupo social).

Sin embargo, aunque prometedores, se necesitan más estudios como éste para saber si existe una relación causal entre los patrones alimenticios saludables y un menor riesgo de depresión.

Dieta para Mejorar la Depresión

¿Cuáles son los retos de futuro para esta área de investigación?

La dieta y la salud mental es un campo de investigación fascinante y en auge, aunque presenta varios desafíos.

Medir con precisión lo que come la gente siempre ha sido difícil.

Además, los síntomas de la depresión pueden ser diagnosticados clínicamente o auto-reportados, y hay una serie de cuestionarios diferentes que se utilizan para hacer esto.

A pesar de las limitaciones, es posible que utilizar una dieta para mejorar la depresión sea eficaz y que las recomendaciones dietéticas sean más reconocidas no sólo para reducir el riesgo de enfermedades físicas crónicas, como las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, sino también como una forma de proteger nuestro bienestar mental.

Esperamos que haya servido de ayuda esta publicación de Nutriforma “Dieta para Mejorar la Depresión y le animamos a estudiar nutrición.