logo

Select Sidearea

Populate the sidearea with useful widgets. It’s simple to add images, categories, latest post, social media icon links, tag clouds, and more.
hello@youremail.com
+1234567890

Los primeros signos de un alzhéimer están al acecho

Señales precoces de un alzheimer al acecho

Los primeros signos de un alzhéimer están al acecho

los sesos de personas sanas pero identificadas como mayor riesgo genético para desarrollar Alzheimer & # 39; s ellos tienen mucho más a menudo que el resto anomalías en su sustancia blanca, el que une neuronas. No están enfermos, lo que ves en sus resonancias magnéticas no indica una situación patológica, pero sí muestra que hay problemas vasculares en su cerebro, que será clave en el desarrollo de la enfermedad que afecta a unas 800,000 personas en España.

Esta clara relación entre la alteración genética más fuertemente relacionada con el Alzheimer, la que afecta al gen APOE y la visión de un fenómeno llamado hiperintensidad en la sustancia blanca del cerebro, que indica anomalías vasculares en esta parte del cuerpo, se ha establecido gracias a los cientos de voluntarios familiares directos de pacientes con Alzheimer que participan en los estudios Alpha de la Fundación Pasqual Maragall.





Esta entidad propuso en su implementación que la investigación sobre las etapas más tempranas de la enfermedad era una tarea colectiva y dependía de los ciudadanos directamente interesados. Casi tres mil familiares directos de personas diagnosticadas con la enfermedad de Alzheimer, casi todos niños de personas afectadas, han aprobado diferentes tipos de pruebas para ofrecer información esencial para ese conocimiento. Los participantes son personas sanas.


Los países que toman la prevención cardiovascular en serio ven bajar las demencias

En la investigación actual llevada a cabo en el Beta Brain Research Centre de Barcelona, ​​financiado por la Fundació La Caixa, participaron 575 de los voluntarios y 78 de ellos tuvieron una de las alteraciones genéticas más notables en Alzheimer: dos copias del e4 alelo del gen APOE. "Hasta ahora, los estudios publicados sobre esta relación entre riesgo genético y sustancia blanca eran discrepantes, con un pequeño número de participantes, pero la contribución de voluntarios de los estudios Alfa nos ha permitido establecer claramente esta relación: entre quienes tienen esta alteración genética , los que son portadores de dos copias del alelo son los que tienen más riesgo ", explica el principal investigador del estudio, Juan Domingo Gispert, responsable de la neuroimagen de la Fundació Maragall.

Diferentes grados de hiperintensidades de la sustancia blanca – Fundació Pasqual Maragall
(Fundació Pasqual Maragall)

El estudio, publicado en la revista Revista de flujo sanguíneo cerebral y metabolismo, por lo tanto, distingue tres grupos de riesgo genético relacionados con la aparición de hiperintensidades de la sustancia blanca. Y aquellos que toman la palma, aquellos que tienen más acumulaciones de sustancia blanca de estas características, son aquellos que tienen dos copias de ese alelo. "Es un factor de riesgo, no un indicador de enfermedad, y lo que sabemos de otros estudios internacionales es que se puede reducir con medidas preventivas", dice Gispert. "Básicamente, los cambios en los hábitos, los mismos que se adoptan para los problemas cardiovasculares, especialmente el control de la hipertensión, así como la dieta y el ejercicio continuo", agrega el investigador. El fenómeno de hiperintensidad de la sustancia blanca no revertirá, "pero con prevención, no aumentará".





Este tipo de estudio se lleva a cabo en personas que no sufren ningún tipo de patología: todos están sanos. Pero el Alzheimer se desarrolla en silencio durante más de 20 años. Y lo que se pretende es encontrar signos de todo lo que está cambiando en las personas en riesgo y que está relacionado con el deterioro cognitivo y la fase final, que es lo visible. "Sabemos que las lesiones vasculares, la degeneración de los capilares en el cerebro, son uno de los mecanismos", explica Gispert.


El estudio se ha llevado a cabo gracias a los voluntarios de la Fundació Maragalll

"La única opción que tenemos para superar la enfermedad es su prevención. Para ello debemos conocer todos los factores de riesgo y sus mecanismos", dice José Luis Molinuevo, director científico de la Fundación Maragall. "Este estudio nos enseña uno de los mecanismos por los cuales el principal factor de riesgo genético contribuye a la fisiopatología de la enfermedad". Habla de mecanismos de acción, no de causas, porque no se sabe qué causa Alzheimer o todos los mecanismos que intervienen en su aparición y desarrollo. La hiperintensidad de la sustancia blanca, por ejemplo, es un signo de mayor riesgo. La alteración genética del gen APOE, especialmente si también hay dos copias del alelo e4. El estudio Alfalife tiene como objetivo recoger todas las pistas posibles para la prevención. "Y también sabemos que modificar los hábitos de vida puede reducir un tercio de los casos de Alzheimer". Así es como comienza a observarse en los países donde estos cambios de hábitos se generalizan "porque los deberes se hicieron con seriedad en la prevención cardiovascular. Todas las demencias disminuyen", dice Jordi Camí, director de la Fundación Maragall.





El foco de investigación de este centro dedicado a la enfermedad de Alzheimer es otro tipo de prevención, la secundaria, que busca identificar aquellas señales que pueden indicar el comienzo de la evolución biológica de la enfermedad, de la cual solo se conoce la fase final hoy. Los casi 3.000 familiares directos de los pacientes con Alzheimer que contribuyen a este conocimiento son los principales protagonistas. "Este verano ya hemos comenzado varios ensayos con medicamentos existentes que fallan uno tras otro cuando se administran a personas que ya están enfermas. Tratamos de averiguar si hay personas en riesgo, en las que todavía no hay síntomas, pero hay indicios de que comenzado, la medicación es efectiva para detener o revertir ese proceso biológico esperado ", explica Camí. El cerebro hace trampas durante años, demostrando que todo va bien, pero acumula, por ejemplo, beta-amiloide. Y comienza la enfermedad sin ninguna señal identificable para el ojo. "Si, como se cree, una de las razones de estas acumulaciones es que el mecanismo de purificación de estas proteínas falla, las drogas que probamos podrían permitir que la enfermedad no continúe avanzando", dice Camí. La Fundació La Caixa ha triplicado su inversión en investigación hasta 2019, con el objetivo, entre otros, de "que esta enfermedad se convierta en un recuerdo del pasado", dice Àngel Font, director corporativo y de investigación de La Caixa.






Calles en blanco para ponerse en su lugar

Campars Carrers en Blanc para el Día Mundial del Alzheimer

Campars Carrers en Blanc para el Día Mundial del Alzheimer
(David Airob)

La Fundación La Caixa y la Fundación Pasqual Maragall, dedicada a la investigación del Alzheimer, cubrieron ayer los carteles de las calles Francisco Giner, Gran de Gràcia, Goya, Mozart, Travessera de Gràcia y Plaza de la Vila. Durante tres días quieren que los vecinos y los paseantes se pongan en la piel de aquellos que se sienten perdidos, desorientados, sin saber dónde están. Para el maldito Alzheimer. "Tuve que acompañar a un hombre que de repente no me saludó y tuvo una mirada perdida. Lo conocí en el hospital, cuando me operaron, y supe que vivía allí, sí, hombre … en la otra calle, debajo .No me dejes. Séneca, eso. Pobre hombre. Si no lo recuerdo del hospital, imagina lo que hubiera pasado ". Y sus compañeros de trabajo en la Plaza de la Vila están de acuerdo. "Oh, sí, pobre mujer, llegó a la panadería, allí, cerca de la Plaza del Sol. Vivía al lado y tenía una expresión extraña y perdida. Sabía quién era y podíamos ayudarlo", explica otro banco Montse. , una vecina de Gràcia acompañada durante una hora por una trabajadora social que la ayuda en su cuidado durante 60 minutos, de lunes a viernes. "Todos conocemos a alguien que un día se perdió", relata una pareja que camina, ella en silla de ruedas, a través de la plaza ahora sin nombre. "Han cubierto las señales, pero no volverán a cambiar los nombres, ¿verdad? Esto se llamó antes de Rius i Taulet y antes de la Plaza de Oriente. Este otro, Francisco Giner, era Culebra, y Mozart, Aurora".





Los signos borrados nos recuerdan la necesidad de avanzar en esta enfermedad "que de repente te deja en blanco", dijo Àngel Font, director de investigación de la Fundació La Caixa, en la presentación de la campaña. "Lo que me gusta es que sucedan cosas nuevas. Como esta colorida fachada del Ayuntamiento de Gràcia. Me gusta", dice otro vecino mayor que pasa por la plaza. Dos turistas jóvenes miran un mapa confiando en no sentirse perdidos.





Nutriforma
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies